ACUEDUCTO DE LOS PILARES

 

Quedan cinco arcos en la Calle los Pilares 7.

14.1 – Vista parcial de la ciudad con el parque de San Francisco y el antiguo Hospital al fondo y los terrenos del antiguo Hospicio aún sin urbanizar. El acueducto de los pilares a la derecha de la imagen. (facebook.com/arquitecturadeoviedo)

En 1498 se arreglan las fuentes de Fontán, Foncalada y de Cimadevilla. Un año más tarde, se realizan las obras de reparación para la traída de aguas que tenía lugar desde los Arenales y llevaba el agua a través de San Lázaro hasta la fuente de la Capitana. Situada al final de la calle de la Magdalena en el barrio de la Puerta Nueva, era el punto desde el cual el agua era distribuida a siete fuentes más.

En 1537 se comienzan las obras para una nueva traída de aguas, con el fin de abastecer a la ciudad desde los manantiales del Naranco, al extremo opuesto de los Arenales y San Lázaro. Por la falta de presión, acabaría por tener que llevarse a cabo el acueducto de los Pilares cuya realización tardaría varios años por problemas en su construcción y que llevaba el agua por casi cuatrocientos metros hasta una fuente situada en San Francisco.

Con el tiempo, terminarían cegándose todas las anteriores fuentes que había repartidas por Oviedo. El acueducto no corrió mejor suerte, siendo desmantelado en 1915, cuando ya no resultó necesario. Quedaron para el recuerdo, tan sólo cinco arcos que lo conmemoran, de los cuarenta que lo formaban.

Imagen 14.2 – Vista del acueducto de los Pilares cuya construcción se inició en 1570, hacia finales del siglo XIX, AMO, P-161

Imagen 14.3 – Vista del acueducto de los Pilares, fotografía actual.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies